Brasil: Jair Bolsonaro confirmó que dio positivo a coronavirus

El presidente empezó con síntomas, fiebre y cansancio, este lunes, justificando el testeo. 


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, confirmó que tiene coronavirus, después de minimizar la gravedad de la pandemia durante meses y pese a que su país es el segundo más afectado del mundo. En diálogo con los medios, el mandatario afirmó que llegó a tener 38° de fiebre, pero que se siente "perfectamente bien" y que espera el resultado de una segunda prueba.

"Acaba de salir [el resultado del test] con resultado positivo, dio positivo", anunció el mandatario de 65 años, que llevaba un barbijo pero se encontraba a menos de dos metros de distancia de los periodistas.

"Estoy bien, normal. Hasta tengo ganas de dar un paseo por aquí, pero no puedo debido a recomendaciones médicas'', afirmó Bolsonaro, famoso por su rechazo a las medidas de aislamiento social.

Bolsonaro se sometió anteriormente a otros tres test, pero en todos ellos había dado negativo. Volvió a realizar una prueba tras presentar durante el fin de semana algunos de los síntomas propios de la enfermedad. "Me haré un segundo test para estar seguro", agregó.

Además, Bolsonaro, que parecía cansado, indicó que ya comenzó a tomar hidroxicloroquina, el controvertido fármaco cuyo uso defendió en numerosas ocasiones, aún sin pruebas científicas de su efectividad.

Durante los últimos meses, Bolsonaro desafió casi a diario al virus, al que llegó a calificar de "gripecita", al asistir a actos públicos sin máscara, en los que se abrazaba y besaba con sus seguidores.

"Confieso que creí haberlo contraído hace unos meses atrás", pero "no esperaba que esto hubiera ocurrido conmigo", explicó Bolsonaro, que una vez dijo que se consideraba inmune debido a su "historial de deportista".

El lunes, le realizaron una radiografía pulmonar en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia, tras lo cual el mandatario declaró a sus partidarios agolpados en la entrada del Palacio de Alvorada que tiene "los pulmones limpios".

De momento, Bolsonaro canceló su agenda prevista para esta semana y permanecerá en cuarentena en su casa, aunque afirmó que seguirá trabajando vía videoconferencia ya que no sabe "estar parado".

Cuando le preguntaron si continúa opinando que se debe levantar la cuarentena, Bolsonaro, respondió que Brasil es un país muy grande y que uno "se debe preocupar por el virus" pero también "por el desempleo".

"No se puede hablar solo de las consecuencias del virus, la vida continúa. Brasil tiene que producir. Hay que iniciar la economía para funcionar", afirmó el mandatario.

El embajador de EEUU y sus ministros también realizarán pruebas

Este último fin de semana, Bolsonaro visitó el estado de Santa Catarina y al regresar a Brasilia se reunió con el embajador de Estados Unidos, Todd Chapman, para celebrar el Día de la Independencia de ese país junto al canciller brasileño, Ernesto Araújo, y otras personas.

Todos posaron abrazados para fotos y sin protección alguna, lo que llevó al diplomático a someterse también a un test de coronavirus.

Asimismo, se sometieron a pruebas todos los ministros que estuvieron con el mandatario en los últimos días y su familia, que ya desde la semana pasada se preocupa con la salud de una abuela de la esposa de Bolsonaro, de 80 años e internada con COVID-19.

En las últimas horas, Bolsonaro también retiró la obligatoriedad de utilización de tapabocas en cárceles a pesar del continuo incremento de casos en el país haciendo uso de su veto presidencial, que también ha aplicado para que los establecimientos no estén obligados a proporcionar gratuitamente mascarillas a sus trabajadores y colaboradores.

Brasil contabilizó hasta el momento 1.623.284 casos y 65.487 muertes desde la declaración de la epidemia. Además hay 927.292 pacientes que se recuperaron.

Fuente: Radio Sudamericana