Crece la tensión en el Concejo Deliberante de Mburucuyá

La Concejal Lic. Sonia Ramírez (Eli) le cantó las cuarentena y le puso los puntos a los integrantes del clan de chantas (ver detalle en los últimos párrafos de la nota) y opositores constituido por: Gustavo Aromí, Franco Cáceres, Marcelo Romero y Pilincho Soto.

Ramírez manifestó: "Señor Presidente, creo que acá estamos siendo todos un poquito caraduras dentro de lo que es este concejo, no voy a seguir permitiendo que nos sigan faltando el respeto 'nuestros compañeros concejales' ya que si nosotros hablamos de la donación es de nuestro sueldo, vamos a sacar de nuestro bolsillo el dinero, que con todo respeto, y con toda la fortaleza se tienen muy merecidos los Bomberos Voluntarios, ellos no tienen un sueldo, por lo que no me parece coherente que se tenga que cuestionar si es el ejecutivo o no, quién tenga que destinar dicho monto, tengo entendido que todos los meses el mismo le brinda ayuda (a la Institución de Bomberos Voluntarios), pero que bienvenido sería, que nosotros podamos humildemente también donarle a nuestros Bomberos Voluntarios un poquito de nuestro sacrificio. Nostros decidimos que los dos proyectos vayan a comisión para trabajar todos juntos, como es lo correcto hacer, ya que tanto problema se hacen o tanto les duele sacar de su bolsillo. Muchas gracias señor presidente y voto para que el mismo vaya a comisión".

Cabe aclarar que hay dos proyectos en discusión. El primero fue presentado por el Bloque Adelante Mburucuyá, dónde la iniciativa de Ramírez, Vallejos y Dacunda es de que el dinero salga, hablando en palabras sencillas y fáciles de comprender, de una parte de sus sueldos, es decir de sus bolsillos, como gesto de agradecimiento y humildad por parte de los ediles hacia los Voluntarios.

Más tarde, los opositores al progreso del pueblo, y como lo manifestó el reconocido periodista de TN Nicolás Wiñaski, "Los Chantas", rechazaron el proyecto antes mencionado, y generaron confusión en la población presentando otro, dónde piden al ejecutivo que destine el subsidio en cuestión, con fondos de las arcas del municipio y no del concejo. Una maniobra y acto de cobardía, relacionada a su espíritu de mezquindad y caradurez, por el solo hecho de ser oposición, se negaron a brindar su aporte hacia la institución de voluntarios que arriesgan su vida sin mirar condición social, color político ni religión.

LA SOCIEDAD HOY SE PREGUNTA:

¿Serán éstos concejales opositores, inmunes a requerimientos de ayuda en alguna oportunidad de su vida por parte de esta institución?

Una muestra de lo que son realmente: sinvergüenzas y desagradecidos. Lobos rapaces vestidos de ovejas en tiempos de campaña política.

¡La oposición viene por todo señores!

Se ilusionan con recuperar el trono para volver atrás como hace aproximadamente 12 años.

¿Se acuerdan? ¡Prohibido olvidar!