Detuvieron a maleante que en patota robó un costoso celular

El ladrón de 18 años hace tres días atacó violentamente a una chica, en la puerta de una casa, para sustraer un teléfono valuado en unos 70 mil pesos. Estaba acompañado de dos mujeres y otro hombre, junto a quienes rato antes cometió el robo de ropas y una escalera.

Procedimientos de la Policía en un asentamiento de la capital provincial finalizaron en la detención de un joven delincuente, autor del robo con violencia de un teléfono a una chica que estaba parada junto a la puerta de su casa.

El aparato de comunicación fue recuperado cuando efectivos de la Dirección de Investigación Criminal (DIC) identificaron a otro sujeto como su comprador. Se trata de un celular de alta gama cotizado en alrededor de 70 mil pesos.

Gastón Eugenio G., de 18 años, pudo ser identificado merced a dos cámaras de seguridad que lo grabaron segundos antes de llegar hasta su víctima y en el momento justo de asaltarla.

Todo comenzó en la madrugada del miércoles. Ese día, poco después de la 1:30, cuatro malvivientes caminaban sobre avenida Ferraú y antes de llegar a la esquina con calle López, en el barrio Pirayuí Nuevo, uno de ellos se abalanzó a la joven.

La banda de malvivientes estaba compuesta por dos mujeres y dos hombres, según se aprecia en la secuencia fílmica. Y de acuerdo a la pesquisa posterior, elaborada por parte de autoridades de la DIC, la escalera y bolsos que llevaban eran producto de un robo sucedido a unas dos cuadras.

Al pasar delante de la vivienda de la muchacha uno de ellos la acorraló. Ella, en la desesperación por tratar de evitar el asalto, no logró abrir la puerta a tiempo.

“Son chicas y hombres; están escapando hacia el monte, hacia el Pirayuí Viejo”, dijo una familiar de la muchacha asaltada, en su alerta a la Policía mediante un mensaje de audio de WhatsApp compartido a un grupo conformado por vecinos y efectivos de la comisaría seccional Vigésima.

La pesquisa de la DIC llevó a conocer el nombre de Gastón y después de una búsqueda en zona de ocupas lograron demorarlo.

Al momento de este procedimiento el joven no tenía consigo el celular marca “Iphone S-6” que robó. Sin embargo, poco más tarde los detectives localizaron, a unas pocas cuadras, a otro joven que habría admitido haberlo comprado de buena fe.

Los cómplices están debidamente identificados, precisó a época una fuente del caso.

No sería la primera ocasión que la pandilla juvenil transita las calles a la madrugada esperando la ocasión de perpetrar algún ilícito.


Fuente: Radio Sudamericana